Chew, un cómic deliciosamente raro

Publicado: 27/08/2016 de eldeprensa en Entradas blogs anteriores, Novedades cómic

Polis, ladrones, cocineros, caníbales, clarividentes, pollos asesinos… Chew es un cómic raro, y a las pruebas nos vamos a remitir. La serie de John Layman y Rob Guillory lleva ocho años de trayectoria editorial, bajo el manto de Image, ofreciendo una de las historias más disparatadas jamás leída en viñetas, con personajes absolutamente imposibles y situaciones rotundamente demenciales. Las andanzas del detective cibópata (¿Que qué significa esto? Luego lo explicamos, que tiene tela…) Tony Chu tienen fecha de caducidad: su creador ha anunciado que el nº60 del comic book USA será el último. En España, Planeta Cómic ha publicado recientemente el tomo recopilatorio nº11, antesala de la despedida que llegará en el nº12.

Si ya conoces este cómic, poco más que decirte, porque seguro que lo adoras. Pero quizás seas uno de esos lectores a los que, ni siquiera con el gancho de dos premios Eisner y dos Harvey, se han asomado a sus páginas. Cualquier reticencia queda vencida a la luz de las pruebas que vamos a poner sobre la mesa:

Prueba nº1: Chew no solo es inteligente, sino que es muy divertido

5642

La premisa de Chew es solo la punta del iceberg de lo que realmente es este cómic, pero sirve para hacerse a la idea de ante qué estamos. Tony Chu es un detective con una habilidad sobrenatural. Una muy rara. Es cibópata, esto es, es capaz de obtener una impresión psíquica de todo lo que come. Eso lo convierte en un detective genial, ya que “solo” tiene que darle un mordisco a un cadáver para averiguar cómo murió y quién fue el asesino. Su poder hará que sea fichado por la División de Crímenes Especiales de la FDA, la agencia gubernamental encargada de controlar la seguridad alimentaria de Estados Unidos. ¿Por qué un tipo con semejante capacidad se dedica a hacer de inspector de restaurantes? Pues porque estamos en un mundo alternativo en el que la gripe aviar exterminó a media humanidad, así que ahora el consumo de pollo es ilegal, y eso ha generado un peligroso mercado negro.

Sin embargo, perseguir a traficantes de pollos va a ser la menor de las preocupaciones de Chu…

Prueba nº2: Ni uno solo de los personajes de Chew es medio normal

Chew_35_1

¿Te ha parecido raro lo del cibópata? ¡Prepárate! Tony Chu es solo uno de los personajes con habilidades extraordinarias relacionadas con la comida que desfilan por Chew. Hay otro cibópata, Mason Savoy, un misterioso tipo al que es difícil situar en el bando de los amigos o enemigos. Amelia Mintz, la novia de Chu, es saboescribana: puede escribir sobre comida de forma tan certera e intensa que la gente tiene la sensación al leer sus artículos de saborear los platos. Y hay un montón de tipos raros sueltos por el mundo: un pederexplodier (emite flatulencias con la potencia de una bomba nuclear), un ciboinvalescor (incluso una pequeña cantidad de comida le da una fuerza increíble), un coqueraftharos (cocina un plato especial que le da una vida casi eterna), un mnemcibariano (capaz de crear comidas que no olvidarás jamás), un pastavestavalescor (su fuerza se multiplica por diez al cubrirse con espaguetis), etc, etc.

A esto hay que sumar policías robóticos que parecen robocops de todo a cien diseñados por monos borrachos, ancianas ninfómanas, políticos con forma de hamburguesa, detectives afro-disco…

Prueba nº 3: Chew es un cómic familiar (más o menos)

chew

La familia de Tony Chu -por cierto, uno de los primeros personajes chino-americanos en protagonizar un cómic ‘mainstream’- tampoco es convencional. Ni mucho menos. La hermana de Tony, Antonelle (Toni para los amigos), es cibovidente, esto es, tiene la capacidad de ver el futuro de las personas dándoles un mordisco, con los agradables resultados imaginables. El hermano, Chow, es un chef clandestino especializado en cocinar pollo, con las consiguientes discusiones fraternales. Y Olive, la hija de Tony, es también cibópata, y va a ser tentada por el “lado oscuro” de Savoy para luchar por su cuenta contra el terrible vampiro cibópata, el malo maloso de esta historia. Los poderes gastronómicos son casi una anécdota en una familia numerosa con sus más y sus menos, pero bien avenida. Es algo que se verá conforme avance la trama y Tony deba arremangarse para proteger a los suyos.

Prueba nº4 : Chew tiene a POYO!!!

CHEW-5-600x455

Todas las pruebas anteriores son circunstanciales. La verdadera y única prueba concluyente de que Chew mola es POYO!!! Se trata del arma secreta de la FDA, un gallo modificado genética y robóticamente, entrenado en las artes del kung fú para enfrentarse a cualquier amenaza. Y cuando decimos cualquier amenaza, nos referimos a seres tan estrafalarios como el Pingthulu, el Quacken, tiranosaurios rex rosas que escupen arcoiris, el mismísimo Demonio en el Infierno… Incluso en una de sus épicas aventuras tendrá un cruce con ‘The Walking Dead‘. Solo leyendo Chew se puede comprender la grandeza de este personaje invulnerable a la muerte.

¿Quieres iniciarte en la lectura de este cómic de culto? ¿Te falta algún número? Para acceder a todos los números de Chew publicados por Planeta Cómic disponibles en Milcomics.com, pincha en la imagen:

comprar Chew Planeta Cómic

Los comentarios están cerrados.